Pentecostés, Ciclo C

Con Pentecostés llegamos a la plena realización de la obra salvadora, al comienzo de la Evangelización y a la espera del retorno del Señor.

Lo que para el judaísmo era el don de la ley, se convierte ahora en el cumplimiento de la promesa.

La primera lectura de los Hechos de los apóstoles 2,1-11, narrados por San Lucas, pone de manifiesto cómo los discípulos reciben el Espíritu estando juntos y en oración. Este es el clima apropiado para recibir el Espíritu y cómo renovar su presencia, pues es el que hace posible la comunión, con Dios y con los demás.

Los signos que le acompañan como el viento, el fuego y las diferentes lenguas, son signos del poder soberano de Dios y principio de vida para todo viviente sea de la nación y lengua que sea. El hace nuevas todas las cosas comenzando por los mismos discípulos, que ahora son capaces de intuir, seguir y atestiguar los caminos de Dios y guiar a todos hacia la comunión con él, en Jesucristo, crucificado y resucitado por todos.

La segunda lectura, es de 1ª Cor. 12,13b-7.12-13. En ella Pablo indica a los cristianos de Corinto que el Espírítu es el que hace posible la comunión en la diversidad, de manera que tanto la diversidad como la comunidad son su obra. No podemos extrañarnos de lo uno ni de lo otro. Como tampoco puede extrañarnos el fin de todo ello, que no es otra cosa que la unidad, esto es el bien común, o dicho de otro modo, la edificación del cuerpo que es la Iglesia, formado no ya por los que tienen una misma sangre o pertenecen a una misma raza, sino por todos los que pertenecen a Cristo por el bautismo, que es el signo de la comunión, pues nos regenera y nos hermana a todos haciendo posible que podamos renacer a una vida nueva en la que el mayor carisma y el que los engloba a todos, es la caridad.

El Apostol, nos recuerda, que todo esto se resume en algo tan decisivo como es reconocer que Jesús es el Señor. Lo cual, no es solo una invocación realizada en la oración sino, la expresión del testimonio que se lleva a cabo en todo momento y de manera especial en la persecución. Tanto en la confesión como en el testimonio, el Espíritu es el gran protagonista y sin él no es posible ni lo uno ni lo otro.

El Evangelio es de Juan 20, 19-23. Jesús, en él, es el que entrega el Espíritu tanto en la cruz como en la resurrección y con él su fruto que es la paz, es decir, la reconciliación, el perdón de los pecados.

El pecado, que rompe la comunión con Dios y con los demás dando lugar a la guerra, ha sido vencido por Cristo y esa victoria se actualiza en el sacramento del perdón. La nueva creación es pues re-creación, es decir, un recordar al hombre su condición originaria de comunión con Dios y con los demás, llevándola hacia su plenitud. Así se pone de manifiesto que el pecado no pertenece al plan de Dios sobre el hombre, y que Jesús no tenga pecado, aun cuando fuera en todo semejante a nosotros en todo. Luego, podemos afirmar con rotundidad que el pecado no es humano.

En la formula de la absolución, se nos dice que: «el Espíritu fue derramado para la remisión de los pecados. La reconciliación, que es obra de la muerte y resurrección de Jesús y que se actualiza por el Espíritu Santo y los Apóstoles, pone de manifiesto cuál fue el proyecto original de Dios y cómo por medio del arrepentimiento, se nos da el Espíritu Santo.

Hermanas y hermanos, hemos sido llamados a formar un solo cuerpo, cada cual con sus propios dones, con sus propios carismas, con su propio rostro de santidad. El amor de Dios que se derrama en nosotros por medio del Espíritu, es el ceñidor de la unidad y el dador de la paz.

Vivir en el Espíritu es la meta de la vida cristiana, lo que equivale a tener paz en nuestro corazón, a ser instrumentos de paz y testigos de esperanza.

Para los que quieren hacer suyo el modelo de las bienaventuranzas, el Espíritu es luz, caridad, mansedumbre, y piedad enmedio de las tinieblas y de la ignorancia en esta vida.

¡Ven Espíritu Santo, ven!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s