4 Domingo T.O. CicloB

Profeta no es quien predice el futuro, sino alguien que habla en nombre de Dios, como portavoz de su Palabra, con su predicación y con su propia persona. Ahora bien, no existe una preparación especial para ser profeta, sino que éste surge en el seno de la comunidad por acción directa de Dios. La primera lectura, de Deuteronomio 18,15-20, lo expresa así en labios de Moises: «El Señor, tu Dios, te suscitará un profeta como yo, de entre tus hermanos…». Dios quiere que su palabra se encarne para que el hombre pueda tener acceso a ella. Ahora bien, el carisma profético puede ser adulterado y los profetas verdaderos, tuvieron que hacer frente a aquellos que se arrogaban la posesión del Espíritu y anunciaban lo que el pueblo esperaba y deseaba y no la verdadera palabra de Dios.

En la segunda lectura, de 1ª Cor 7,32-3, seguimos leyendo la respuesta que San Pablo dio a los corintios sobre la virginidad y el matrimonio y el verdadero sentido y función de ambas situaciones vitales. Entre los judíos no se estimaba de modo especial el celibato, por eso Pablo afirma la motivación del celibato cristiano: poder dedicarse más plenamente a los asuntos del Señor, especialmente a la evangelización y a la proclamación de la palabra. El matrimonio, por el contrario, exige una dedicación especial al mismo y esto merma las posibilidades de dedicarse a la misión. Pero Pablo no propone la virginidad ni el celibato como una obligación, sino como un consejo que se sitúa en el contexto de la esperanza del cielo. El matrimonio es una realidad sagrada, pero para el tiempo presente. El celibato, en cambio, apunta a un tiempo futuro, es lo novedoso. Su misión y sentido está orientado a entender la esperanza final.

El Evangelio es de Marcos 1,21-28. El contexto son las primeras jornadas de ministerio de Jesús en Galilea. Concretamente está en la sinagoga de Cafarnaúm y el pueblo inmediatamente establece una comparación entre Jesús y los rabinos. Se llegaba a la categoría de rabino después de largos años de aprendizaje. Jesús, pese a no haber seguido el aprendizaje rabínico ni haberse sometido a sus ritos, enseña de manera singular y transmite una enseñanza llena de vida. Jesús es mucho más que un rabino, es el último profeta enviado por Dios.

No solo tiene autoridad única y singular por su palabra llena de vida y de verdad salvadora, sino también por sus obras que manifiestan su autoridad y señorío sobre los poderes del mal que atenazan al hombre y esto suscita en los espectadores, la admiración y el asombro. La posesión diabólica, es la expresión de la esclavitud del hombre a los poderes del mal. al realizar el signo o el milagro, Jesús, ha manifestado poseer una autoridad única no solo por su palabra llena de vida y de verdad salvadora, sino que también en sus obras se manifiesta la autoridad y el señorío sobre los poderes del mal que atenazan al hombre. Para Marcos, Jesús enseña con su vida y sus gestos a favor de los hombres. Hoy como ayer, esta presentación de Jesús invita a los creyentes a asumir la responsabilidad de ser testigos creíbles en medio del mundo no sólo de palabra sino también por los gestos, de manera que nuestra vida transformada por la fuerza del Espíritu, sea también fuente de transformación y de esperanza para los demás.

Un pensamiento en “4 Domingo T.O. CicloB

  1. Pingback: San Juan Bosco | Vidas místicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s