Misa de Noche buena, año 2020, Ciclo B

La liturgia de esta noche, se centra en el nacimiento temporal del Hijo de Dios hecho hombre.

La primera lectura es de Isaías 9, 2-7. Allí se nos dice que: «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló». En los orígenes cuando las tinieblas lo invadían todo, la intervención creadora de Dios con su palabra y con su Espíritu será una victoria de la luz sobre las tinieblas. Con el nacimiento del Mesías, el hombre puede vivir en la luz. La Eucaristía de esta noche nos invita a envolvernos de la luz del mesías que se nos regala y luego ser lámparas encendidas a nuestro alrededor.

«Acreciste la alegría, aumentaste el gozo se gozan en tu presencia». La venida, del Mesías, que restaura el plan de Dios es motivo y fuente de alegría para todos, pues el mundo cuenta entre sus tesoros mas inapreciables, la presencia siempre actual del Príncipe de la paz que quiere conducirlo hacia ella. Necesitamos tomar en serio la paz y la equidad en el mundo, en todas sus manifestaciones: la paz íntima, del corazón, en las familias, en la convivencia cotidiana…Dios es un Dios de paz.

La segunda lectura es de Tito 2,11-14) «ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación de Dios para todos los hombres» Dios no excluye a nadie del banquete festivo de su reino. Es necesario romper fronteras y derribar obstáculos como los racismos y discriminaciones de todo tipo. La contemplación de la escena de Belen sigue planteando interrogantes y animando el compromiso de los discípulos de Jesús. Dios infinitamente rico, se hace pobre e infinitamente santo, asume la naturaleza humana menos en el pecado. Si así nos ha amado, tanto o más nos tendremos que amar.

El Evangelio es de Lucas 2,1-14. Después de decirnos que estamos ante un acontecimiento que acaece en una situación, momento y lugar determinado, el punto central son las palabras de los ángeles a los pastores: «Gloria a Dios…y en la tierra paz», las cuales marcan el inicio de una época nueva en la historia de los hombres. En esta noche, como en la de pascua, se proclama la gloria de Dios y junto a ella la paz, que es la síntesis y la suma de todos los bienes salvíficos que Dios ofrece gratuitamente al hombre. Paz que no se construye solo desde arriba sino desde abajo, desde nuestra propia intimidad y nuestra comunión con el príncipe de la paz, hasta alcanzar las múltiples relaciones sociales y humanas.

En esta Noche santa asumimos la misión de hacer sensible y tangible al mundo la gloria de Dios, respondiendo a su proyecto salvador y asumiendo el compromiso de llevarlo a los demás mediante la construcción de la paz. Que nos contagiemos y transformemos por este acontecimiento. Cuatro son las noches históricas de la humanidad: la noche de la Creación, la de Abraham, la del Éxodo y la de Belén. Esta es la más importante porque el Hijo de Dios ha traído su paz, que no es como la pax romana, sino el fundamento de la civilización del amor. Que podamos vivir y contemplar en esta noche, al que es la paz.  

2 pensamientos en “Misa de Noche buena, año 2020, Ciclo B

  1. Pingback: Al principio existía la Palabra | Fraternidad Monástica Virtual

  2. Pingback: La fuente de la alegría – Desierto de los anawim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s