Nuestro destino es vivir

Cuando la dificultad o el cansancio hacen mella solemos decir que: estamos hechos polvo. La Palabra de Dios nos recuerda máxime en estos días, que somos polvo: «porque eres polvo y al polvo tornarás» (Gn 3,19) Pero si alguien me saca del polvo viviré y eso es lo que hace Dios con su Palabra que no solo «crea» y «recrea», sino que «permanece».  «La hierva se seca, la flor se marchita, más la Palabra de nuestro Dios permanece para siempre» (Is 40,8)

La muerte, es contraria al plan de Dios y no puede tener la última palabra . Si existe la muerte es por obra del pecado. El Concilio Vaticano en la Gaudium et Spes 18,  nos recuerda que: «la Iglesia, adoctrinada por la divina revelación afirma que el hombre ha sido creado por Dios para un destino feliz que sobrepasa las fronteras de la mísera vida terrestre. Y la fe cristiana enseña que la misma muerte corporal, de la que el ser humano estaría libre si no hubiera cometido pecado, será vencida cuando el omnipotente y misericordioso Salvador restituya al hombre la salvación perdida por su culpa». Por tanto, no estamos hechos para la muerte. El retorno al polvo, es por gracia de Dios, un volver a él, a su presencia, si es que de verdad escuchamos su Palabra. Así nos lo recuerda la Buena Nueva del Evangelio: «el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida» (Jn 5,24)

(Texto del blog)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s